Atletismo

Kelvin Kiptum, el pastor que se ha convertido en rey del maratón en un tiempo récord – MUNDO DEPORTIVO


Tres maratones y tres victorias, y en la última, este domingo en Chicago, el keniano Kelvin Kiptum pulverizó a sus 23 años el récord del mundo de Eliud Kipchoge, completando los 42,195 kilómetros en 2h00’35” y rebajando en 34 segundos la marca de su compatriota. El alumno superó al maestro con una exhibición, corriendo en la ‘Ciudad de los Vientos’ a una velocidad vertiginosa, a un ritmo de 2’51”/km, a más de 21 km/h por hora en la parte final, completando 420 series de 100 metros en 17 segundos y siendo capaz de correr la segunda parte del maratón más rápido que la primera.

Cuando era pequeño veía entrenar a Eliud Kipchoge y yo me decía que un día sería como él

Una proeza que dejó a todo el mundo con la boca abierta, sobre todo si se tiene en cuenta su juventud y la forma en la que obtuvo la nueva plusmarca, con un cambio de ritmo brutal a falta de 10 kilómetros, allí donde a la mayoría de maratonianos les pesan las piernas de verdad, corriendo la segunda media maratón en 59’47”, hasta ser el primer hombre en bajar de las 2h01’. Abre un nuevo escenario y genera un debate entre los aficionados sobre cuándo se logrará bajar de las dos horas , lo que hizo Kipchoge en 2019 en Viena, aunque su marca de 1h59’40” no fue homologada.

Tras los pasos de Kipchoge

A día de hoy, Kiptum, quien siempre tuvo a Kipchoge como referente, es el principal candidato. “Cuando era pequeño veía entrenar a Eliud y yo me decía que un día sería como él”. Ya lo superó en Chicago, y eso que no llegaba en plena forma por el exceso de barro que había en las pistas de Kenia a causa de las lluvias.

Kiptum empezó a correr con regularidad en 2016. A los 18 años, en octubre de 2018, ganó la media maratón de Eldoret (Kenia, 1h02’01”). Debutó internacionalmente en el Medio Maratón de Lisboa en 2019, acabó 5º con una marca personal de 59’54”, asombrando de verdad al mundo por primera vez al ganar en Valencia 2022 (2h01’53”), después de muchas jornadas de trabajo en silencio y de haber corrido ya dos medias maratones muy rápidas (Copenhague, 60’48”, y Belfort, 59’53), obteniendo los frutos de los entrenamientos en los que combinaba las series en la altitud de Chepkorio y las llanuras del Valle Kerio, bajo la mirada de su entrenador, el ruandés Gervaix Hakizimana, quien fuera corredor en su día.

Eliud corre entre 180 y 220 kilómetros por semana y Kiptum más de 250 por semana, a veces más de 300. Corre el riesgo de lesionarse, pero no quiere bajar el ritmo

“Hacíamos sesiones en el bosque cerca de su casa y él nos seguía después de cuidar de sus ovejas y cabras”, recordaba Hakizimana a AFP. “En 2020, el Covid me encerró en Kenia, estuve un año y lo entrené en el bosque. Corrí con él y empezamos un programa de maratón en 2021”, añadía el ruandés, quien establecía este paralelismo con Kipchoge. “Eliud corre entre 180 y 220 kilómetros por semana y Kiptum más de 250 por semana, a veces más de 300. Corre el riesgo de lesionarse, pero no quiere bajar el ritmo”.

Un riesgo que quedó en un segundo plano tras el éxito de Chicago. Tras la plusmarca, Kiptum mira al futuro y sueña con competir en los Juegos Olímpicos de París de 2024, donde se encontraría con un Kipchoge que llegaría a la cita con la capital del amor con 39 años pero con la ilusión de un niño en una carrera histórica.


Lee también

Celes Piedrabuena



Lee también

EFE



Lee también

MUNDODEPORTIVO.COM




Source link

Miguel Romero

Sumergido en el río de palabras y pasión, soy Miguel Romero, un Virtuoso de la Escritura Digital que transforma letras en melodías de conocimiento. Mi paso por la Universidad Pablo de Olavide sintonizó mi pluma con la sinfonía del aprendizaje. Como un maestro de las letras, mis escritos se deslizan desde las pistas atléticas hasta los encordados de los deportes de combate, desde las aulas de educación hasta los ecosistemas del medio ambiente y desde los senderos del turismo hasta las maravillas del viaje. Cada palabra es una nota que resuena con autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Únete a mí en este viaje donde las páginas se convierten en escenarios de emoción, donde la velocidad de los deportes se fusiona con la pasión de la lucha, donde el saber florece en el entorno educativo y donde la naturaleza nos llama a explorar, empaparnos y preservar.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button