Automovilismo

¿Podrán los nuevos novatos de F1 igualar a la generación del 2001? – Motorsport.com – ES


La FP1 del Gran Premio de México 2023 de Fórmula 1 fue testigo de las primeras apariciones sobre la pista de tres pilotos que representan el futuro de los tres equipos líderes. Isack Hadjar, de la academia de Red Bull, Oliver Bearman, de la de Ferrari, y Frederik Vesti, procedente de la de Mercedes, hicieron su debut en los primeros entrenamientos libres en el Autódromo Hermanos Rodríguez, pero no fueron los únicos jóvenes sobre el asfalto, puesto que también estuvieron los también pilotos de Fórmula 2, Jack Doohan, de Alpine, y Theo Pourchaire, de Alfa Romeo, aunque ellos ya habían estado en un fin de semana oficial.

De los que se estrenaron, los dos primeros fueron cedidos a equipos asociados; AlphaTauri en el caso de Isack Hadjar y Haas para Oliver Bearman, pero, al igual que Frederik Vesti, estaban allí para reivindicarse como candidatos a largo plazo en la máxima categoría del automovilismo.

Conoce qué harán los equipos con los novatos en la Fórmula 1:

Con su gran altitud y la baja carga aerodinámica, el de Ciudad de México es un circuito complicado incluso para los pilotos titulares, por lo que es un reto para los recién llegados. ¿Recuerdas a Alfonso Celis Jr.? Puede que no, porque después de estrellarse con el Force India de Esteban Ocon en la FP1 de 2017 en el Gran Premio de México, su trayectoria terminó antes de empezar, con alguna que otra participación en IndyCar.

El director de la única escudería estadounidense por el momento, Guenther Steiner, lo resumió perfectamente al describir su charla con su pupilo: “Le expliqué que siempre se te juzga por las cosas que haces mal, no por las que son buenas. Porque si lo haces todo bien, nadie se acordará, pero si estrellas el coche en tu primera vez en un Fórmula 1 en la FP1, eso estará en tu currículum para el resto de tu vida”.

“Si alguna vez llegas a la Fórmula 1 es por eso. Sabe cómo funciona este negocio, y se lo hice saber, creo que es lo suficientemente inteligente como para saber que no tiene que hacer nada estúpido”, continuó el responsable del equipo que le dio la oportunidad al británico.

Oliver Bearman: el adolescente de Ferrari impresiona a la Fórmula 1

Oliver Bearman, que cumplió 18 años en mayo, fue la cara nueva más joven de la FP1, y causó una buena impresión incluso antes de pilotar, con su enfoque maduro y su actitud relajada y positiva. Una prueba en un Ferrari SF21 en Fiorano a principios de este mes fue su primer contacto con la potencia de un Fórmula 1, y eso le proporcionó un poco de ventaja.

Por otra parte, todavía tenía mucho que aprender sobre el equipo Haas, ya que solo había pasado un fin de semana en la fábrica y estaba conociendo cómo funcionaban las cosas. También acabó siendo el más rápido de los pilotos debutantes de la FP1 en el Autódromo Hermanos Rodríguez, y aunque los jóvenes estaban en coches diferentes y con programas distintos, llamó la atención.

“Mi primer objetivo era simplemente tener una sesión limpia”, dijo el inglés. “Lo hicimos, que es lo principal, estoy muy contento de haber hecho una sesión limpia, pero en segundo lugar, me he puesto al día bastante rápido, he sentido que tenía mucha confianza con el coche. Más o menos, estoy contento”.

“Siempre hay algunas cosas que era la primera vez que hacía, mi primera vez con el neumático blando y mi primera tanda larga, así que lo haría mejor la segunda vez, pero para ser la primera, estaba bastante contento”, indicó el piloto de la academia de los del Cavallino Rampante.

Al igual que sus compañeros novatos, la primera sesión fue un reto, con tanto que asimilar. El simulacro de Maranello, e incluso la prueba de Fiorano, solo pudieron prepararle hasta cierto punto: “No te das cuenta de lo rápido que vas hasta que pisas el freno. Entonces piensas: ‘oh, espera, no voy a llegar a ese vértice’. Además, la visibilidad es muy mala, me costaba mucho orientarme, sobre todo en las primeras vueltas”.

“Tienes que hacerlo por el tacto más que por la vista, así que fue algo nuevo e interesante a lo que acostumbrarse. Y sí, esas frenadas tan fuertes, quería coger confianza enseguida y ser fuerte, prefería pasarme que ir subiendo poco a poco”, aseguró Oliver Bearman. “Obviamente, probé el coche de 2021 hace un par de semanas, y fue el máximo agarre, el máximo rendimiento. Con esta altitud y las condiciones de la pista, especialmente para empezar, además de que teníamos un neumático desconocido, el prototipo, y estaba bastante resbaladizo”.

“Me sentí como si estuviera en Fórmula 2 de nuevo, así que fue bastante bueno. Y luego, a medida que la pista mejoraba, me dejé llevar”, comentó. “Lo que más me ha sorprendido ha sido lo rápido que se llega a la primera curva en una simulación de calificación en lugar de en carrera. En mi primer intento con blandos, quizá dejé un poco de margen ahí”.

En el segundo intento, al igual que Isack Hadjar, fue a por todas: “Quería hacer una buena, quería ir a lo que sentía que era el límite, era un poco débil en la curva 7 y en el rendimiento con el neumático duro, así que decidí que tenía confianza con el coche y ver lo que podía hacer”.

“Y yo estaba un poco fuera de forma en la curva 7, y en toda esa secuencia tenía problemas, así que tuve que abortar esa vuelta, por desgracia. Con el blando que tenemos, el primer giro es el más rápido, así que [fue] un poco de mala suerte”, comentó.

Encontrar el límite con tres compuestos diferentes fue todo un reto: “Para ser sincero, fue muy duro. Pasé de un neumático duro viejo de 15 vueltas con mucho combustible a un blando nuevo con el DRS abierto, pero estamos acostumbrados a eso en la Fórmula 2, tienes que confiar básicamente en el coche. Me las arreglé para conseguir la confianza desde el principio, fue duro, pero creo que he sacado el máximo partido, como he dicho, la primera vuelta dejó un poco que desear”.

Oliver Bearman no pudo hacer más para demostrar que, incluso a su corta edad, tiene madera para estar en la Fórmula 1: “Creo que tengo lo que hace falta. No me cabe ninguna duda, pero eso no es todo lo que se necesita para llegar a la Fórmula 1, hay mucho más entre bastidores. Tengo que seguir centrándome en mí mismo, tengo que hacer un buen trabajo el año que viene en Fórmula 2. Si eso es suficiente, es suficiente, si no lo es, entonces no sé qué decir”.

Isack Hadjar: el bautismo en la Fórmula 1 del “pequeño Prost”

El piloto al que el asesor de Red Bull, Helmut Marko, llama “pequeño Prost” era un auténtico novato cuando salió del garaje, ni siquiera había hecho una tanda de exhibición en un coche antiguo, por no hablar de la sesión de 300 kilómetros que muchos de los nuevos tienen que hacer para obtener una superlicencia para hacer unos entrenamientos libres.

“Estaba muy preocupado, la verdad”, dijo el de 19 años. “Estaba emocionado, pero más preocupado porque sé que es un paso muy, muy grande comparado con la Fórmula 2. Después de la primera tanda sentí un gran alivio y me dije: ‘vale, ya lo tengo, ahora estoy bastante bien’. Ha ido mejor de lo que esperaba”.

“Obviamente, en la primera vez, solo el poder en sí en la línea recta era una locura. La aceleración y la frenada eran demasiado, así que primero tuve que coger confianza e intentar mejorar mi pilotaje”, indicó el galo, que acusó algunos problemas técnicos. “Con todo lo que estaba pasando con todos los procedimientos y el tráfico, era abrumador. Fue muy duro al principio, pero enseguida cogí el ritmo y, al final, me sentí como si hubiera hecho esto durante bastante tiempo”.

“Me costaba mucho dar una vuelta sin tráfico, así que desaceleraba bastante y las temperaturas bajaban mucho. Y también, en lo que respecta a la conducción, no estaba usando los frenos adecuadamente, así que no frenaba lo suficiente y usaba demasiado los delanteros”, explicó el francés de los de Faenza.

No fue una sesión perfecta, puesto que no completó su segunda vuelta con los blandos, pero fue interesante escuchar cómo se enfrentó a un error: “Sabía que estaba en una vuelta muy buena, así que intenté apretar al máximo. Me pasé y no pude tomar la curva, así que tuve que abortarla, ha sido una pena, porque he perdido cuatro décimas, fue antes de la horquilla, la gran zona de frenada. Entré bastante rápido y sabía que iba a golpear el piano. No quería hacerme daño, así que aborté”.

¿Y qué hay del pequeño apodo de ‘Prost’ de Helmut Marko? Parece encajar con un piloto que, como el tetracampeón del mundo de Fórmula 1, disfruta con el aspecto técnico: “Me lo dijo hace dos años. No sé por qué, ¡pero lo acepto!”.

“Sinceramente, aparte de la conducción, me gusta mucho la ingeniería. Para mí, no considero el trabajo con los ingenieros como un trabajo, es muy interesante, aprendes mucho, y te ayuda a mejorar en lo que haces, es una gran herramienta”, continuó el galo, que tendrá su próxima participación en una FP1 en el Gran Premio de Abu Dhabi con Red Bull.

Frederik Vesti: el piloto de Mercedes cumple todos los requisitos para la Fórmula 1

Para Frederik Vesti, esta era su segunda vez a los mandos de un Mercedes moderno, pero fue una larga espera desde aquella ocasión en las pruebas de novatos posteriores a la temporada en Abu Dhabi el año pasado. En cierto modo, el piloto de 21 años se enfrentaba a más presión que sus compañeros, puesto que pilotaba para un equipo puntero y estaba sentado en el garaje con Lewis Hamilton en el coche de al lado.

Un rápido vistazo a los tiempos le mostraba por debajo de sus compañeros recién llegados, pero los de Brackley tenían en mente un programa más amplio en términos de preparación de la carrera, y al danés no se le dio una simulación de clasificación con neumáticos blandos que le permitiera demostrar lo que podía hacer.

Eso le privó de la oportunidad de causar una primera buena impresión al resto del mundo, pero el equipo sabía que había hecho exactamente lo que se esperaba de él: “Un fin de semana muy especial, por supuesto, haciendo mi primera FP1 con el equipo Mercedes. Es un sueño hecho realidad”.

“Desde que me uní al programa junior, ha habido mucho trabajo tanto en las categorías inferiores para conseguir los resultados adecuados, pero sin duda también en el simulador para prepararme para un día como este”, comentó el joven piloto. “Ha sido una sesión muy buena, con muchos datos y vueltas que necesitábamos”.

Frederik Vesti era muy consciente de que la hora no se centraba tanto en él como en conseguir trabajo para los ingenieros: “El programa se centró exclusivamente en recopilar los mejores datos posibles para el equipo. Después, intentamos entender también los neumáticos, empezamos con el neumático prototipo, con el que hicimos algunas tandas. Para mí también ha sido una forma de coger velocidad”.

“Luego hicimos una simulación de carrera, que fue probablemente lo más interesante. Ver cómo se degrada el neumático y, por mi parte, saber qué puedo hacer para evitarlo y aprender”, dijo. “El objetivo principal es completar el programa, eso ya es un éxito, recopilar todos los datos posibles, pero se trata de mejorar constantemente a lo largo de la sesión. Es importante que el equipo vea que cuando me dicen que mejore algo, realmente voy y lo hago, eso demuestra que puedo mejorar”.

El circuito ubicado en Ciudad de México no es un escenario fácil, y había mucho a lo que adaptarse en esa única hora: “Es una pista difícil, tiene muy poco agarre. Pude sentirlo en la pista, le falta mucha adherencia al coche. Obviamente, no conocer el trazado, no haber estado aquí antes, también es un gran inconveniente, así que sí, mucho que aprender en una hora, pero ha sido un placer pilotar”.

“Creo que, especialmente en México, pero en cualquier pista de Fórmula 1, necesitas ser fuerte con los frenos, especialmente viniendo de la Fórmula 2. Es un paso muy grande”, comentó el danés. “Es un gran paso con la carga aerodinámica y el rendimiento del coche, así que mejorar en el punto inicial de frenada fue bastante importante al principio, y quizá al final un poco de alta velocidad en comparación con Lewis [Hamilton]”.

Hace años, los novatos tenían muchas más oportunidades de probar, así que Frederik Vesti tuve que ser paciente, esperando un año para su segunda vez sobre la pista: “Es duro. Estoy agradecido, para ser sincero, de tener esta oportunidad. Obviamente, hemos competido en Fórmula 2, y este año me he centrado mucho en conseguir los mejores resultados posibles”.

“Creo que ha funcionado bastante bien cómo se ha programado. Me encantaría competir todas las semanas en un Fórmula 1, pero no es posible”, indicó. “Pienso que la forma en que funciona el calendario es bastante buena, porque nos permite centrarnos en la Fórmula 2. En realidad, ahora tenemos un hueco, pero ese hueco se llena con cosas de Fórmula 1”.


¿Quieres leer nuestras noticias antes que nadie y de manera gratuita? Síguenos aquí en nuestro canal de Telegram y no te perderás nada. ¡Toda la información, al alcance de tu mano!



Source link

Andres Castro

Sumergido en el abrazo apasionado de las palabras, soy Andrés Castro, un Autor Bloguero que teje historias que vibran con la esencia de la vida. Mi travesía en la Universidad Francisco de Vitoria moldeó mi pluma con una paleta de colores ecléctica. Como un cronista moderno, mis escritos surcan desde los campos deportivos hasta los motores rugientes del automovilismo, desde la vanguardia tecnológica hasta el latido constante del mundo de los negocios, y desde las raíces culturales hasta los horizontes de la creatividad. Cada palabra es un pincelazo de autenticidad, tejido con el hilo de la transparencia. Únete a mí en esta travesía donde las páginas se convierten en lienzos de emoción, donde el deporte comparte espacio con la velocidad, donde los engranajes de la tecnología se conectan con el fluir de los negocios y donde la cultura se despliega como una paleta de colores infinita.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button