Economía

16.600 trabajadores asturianos buscan otro empleo, un 60% más que hace dos años – El Comercio: Diario de Asturias


A diferencia de lo que ocurría décadas atrás, tener hoy un empleo no garantiza poder llevar una vida digna. Al menos, así se desprende del hecho de que 16.646 asturianos con trabajo estuvieran inscritos en el Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) como demandantes de un nuevo puesto a cierre de 2023. Una cifra que se ha disparado un 59,8% en los dos últimos años, ya que en 2021 sumaban 10.414. De hecho, ya en 2022 se había incrementado hasta los 15.234. Son varios los factores que influyen en esta subida, aunque la debilidad del mercado laboral asturiano y el contexto de elevada inflación constituyen el denominador común.

Estas personas se identifican con lo que el secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, define como «trabajador pobre, una figura del siglo XXI que se ha ido construyendo en España a raíz de la crisis de 2008», y que se ha prodigado en los últimos años. La precariedad, explica, viene a través de varias vías, como es la temporalidad y la parcialidad. Y también por la de los fijos discontinuos, que solo trabajan una parte del año. Si bien es cierto que ha aumentado notablemente la contratación indefinida gracias a la reforma laboral aprobada en 2021, «los empresarios utilizan mucho el fijo discontinuo para no estabilizar a los trabajadores», una modalidad contractual que «está limitada en el tiempo precisamente para no perder el carácter de discontinuidad», indica.

Las consecuencias de la pandemia, a la que siguió un escenario de inflación desbocada, más salarios «bajos», merman el poder adquisitivo de los ciudadanos. «Si antes un trabajador se podía arreglar, con dificultades, con 1.200 euros, ahora con ese mismo dinero es pobre», apunta Lanero.

De ahí que, en la mayoría de los casos, sea «imposible» vivir dignamente con un trabajo a tiempo parcial -el salario mínimo, a jornada completa, está en 1.080 euros brutos mensuales- o de carácter temporal. De este modo, quienes tienen contratos que «no son estables o a tiempo parcial intentar huir de ellos». Añade Lanero otro factor que explica este aumento de los trabajadores que buscan otro empleo, como es la insatisfacción con la ocupación que desempeñan o con las condiciones que tienen aparejadas, por ejemplo, por la dificultad para conciliar la vida familiar y laboral o por la dureza de las tareas, sobre todo si son físicas.

El secretario general de CC OO de Asturias, José Manuel Zapico, coincide con su homólogo en UGT en que el encarecimiento de las hipotecas, los alquileres, la alimentación y la energía, unido a «salarios insuficientes», llevan a que cada vez haya más personas intentando mejorar su situación laboral. Más aún porque «aumentan las jornadas a tiempo parcial involuntarias», de personas que querrían trabajar a tiempo completo. Se dan con más profusión en los sectores más feminizados, que también son los más precarios, como es el caso de los servicios. «Miles de personas están buscando empleos para mejorar sus ingresos y poder conciliar mejor su vida laboral y familiar, tener condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, y mejores entornos de salud laboral», especifica el secretario general de CC OO de Asturias.

Pero también hay dificultades para lograr la estabilidad en sectores altamente masculinizados, como la construcción, asegura Zapico, que llama la atención sobre una «práctica habitual» en esta actividad y es que «siempre en diciembre cae en picado el número de afiliados a la Seguridad Social». La razón, explica, es que hay empresas «que dan de baja a los trabajadores temporales durante las fiestas de Navidad y los vuelven a contratar en enero». Se materializa en «375 cotizantes menos» a fin de 2023. «Cuando los empresarios de la construcción dicen que no encuentran a gente para trabajar, este es un buen ejemplo del porqué».

Renovación de convenios

La clave para intentar paliar esta situación está, según Zapico, en la negociación colectiva y en que se aplique el acuerdo estatal en esta materia, que para este año señala un incremento salarial de, al menos, el 3%. Apunta el secretario general de CC OO de Asturias que «en los entornos donde hay capacidad de negociar hay más bienestar», de ahí la importancia de los pactos que se alcancen en los convenios que tienen que renovarse en este ejercicio.

En especial aquellos que afectan a un elevado número de trabajadores, como el del metal. Rondan los 23.400 en Asturias, según los datos más recientes de la patronal del sector, Femetal, correspondientes al segundo trimestre de 2023. También tienen que renovarse en 2024 el de venta y reparación de vehículos, el de transporte por carretera y el de minoristas de alimentación, entre otros. Negociaciones que pueden acrecentar los conflictos laborales que hay en la región, como los de Itvasa, Orovalle y Arcelor.



Source link

Javier Ortiz

Navegando entre las corrientes de la información con pasión y destreza, soy Javier Ortiz, un Experto en Artículos Web que teje palabras con la intensidad de un golazo en el último minuto. Mi paso por la Universidad Antonio de Nebrija templó mi pluma con el calor del conocimiento. Como un cronista de la vida moderna, mis escritos surcan desde los campos de fútbol hasta los extremos del deporte, desde los engranajes de la economía hasta los laberintos de la política, y desde los misterios de la religión hasta las alturas de la espiritualidad. Cada palabra es un punto en la red, tejido con la fibra de la autenticidad. Únete a mí en este viaje donde las letras se convierten en senderos de emoción, donde el fútbol comparte espacio con la adrenalina, donde el motor económico se conecta con el engranaje político y donde la esencia humana encuentra su refugio en el vasto mar de la espiritualidad.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button