Negocios

Qué viene para sector empresarial tras acuerdo el Gilinski-GEA – Portafolio


Tras el acuerdo de adquisición de Nutresa por parte del Grupo Gilinski al Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), el panorama para el sector empresarial colombiano está a la expectativa sobre su devenir luego de este negocio.

Es cierto que, según expertos, este movimiento traería consigo numerosos cambios y efectos, sean positivos o negativos, para el sector, pues entran en juego ámbitos como la competencia, el alcance o la capacidad de operatividad de cada una de las corporaciones que convergen en el país.

(Así se ‘cocinó’ pacto entre GEA y Gilinski para terminar hostilidades).

Pedro Sarmiento, socio de la firma Crowe, aseguró para Portafolio que una de las buenas cosas que trae la compra de Nutresa para los intereses de Gilinski es el poder hacer presencia en diferentes sectores del mercado empresarial colombiano, en especial si se trata de una empresa del tamaño de la productora de alimentos ultraprocesados.

Nutresa es la mayor productora de alimentos de Colombia y cuenta con una amplia presencia en la región, lo que le permite a Gilinski expandir su alcance y diversificar su portafolio de inversiones. Además, esta adquisición le permite al Grupo Gilinski fortalecer su presencia en el mercado de consumo masivo, lo que le permitirá competir con otros grandes actores del sector”.

(Gilinski apunta a llevar a Nutresa a África y China).

No obstante, el experto también aseguró que una de las desventajas de esta operación parte desde la incertidumbre sobre lo que buscará Gilinski con la empresa de fabricación de alimentos ultraprocesados más importante del país, además de todo el proceso que todavía se debe llevar a cabo para que Nutresa se integre de forma orgánica al conglomerado.

Jhon Jairo Bustos Espinosa, socio fundador de Insignares & Bustos Asociados, agregó que este negocio ayudó a aliviar las tensiones en la relación comercial y legal que han tenido ambas empresas, teniendo a Nutresa como manzana de la discordia.

Aún falta mucho camino por recorrer, pero esto ya es un primer paso que de cierto modo favorece al sector empresarial, para nadie es un secreto que estar en medio de unas luchas financieras y legales puede afectar seriamente el desarrollo al interior de las compañías”.

(El camino que recorrió Gilinski para quedarse con Nutresa).

Por su parte, Sergio Carreño, Codirector de la clínica empresarial y de emprendimiento de la facultad de derecho de la Universidad de los Andes, aseguró que el mercado puede ver un precedente de jugadas arriesgadas en el sector, pues, según él, no es común ver movimientos de dicha naturaleza en el país, lo que puede invitar al resto de empresas a tener más determinación a la hora de hacer negocios de adquisición.

Se puede destacar el dinamismo que le imprimió esta operación a un mercado que se ha caracterizado por ser previsible, en el cual no brillan movimientos audaces”.

(Estas son las marcas que se lleva Gilinski con la compra de Nutresa).

Finalmente, desde Credicorp Capital, el movimiento significa un menor peso en la carga de responsabilidades del GEA con las empresas que tenían a Nutresa involucrada en sus participaciones (Sura y Argos), generando a sí mayo maniobrabilidad para estructurar u controlar a estas empresas desde más arriba.

A primera vista, creemos que esta transacción (o serie de ellas) debería ser positiva para el mercado colombiano en un contexto de bajos volúmenes. Además, también creemos que las transacciones podrían ayudar a simplificar la estructura de Grupo Argos y Grupo Sura, lo que podría ser visto como positivo por los inversionistas”.

Por el otro lado de la moneda, los expertos coinciden que existe una incertidumbre importante sobre el futuro para el sector empresarial, y en especial, para el Grupo Gilinski y el GEA, pues, teniendo en cuenta la participación de los grupos Argos y Sura, no se sabe quien ganó o quien perdió.

Por un lado, la adquisición de Nutresa por parte del Grupo Gilinski podría generar preocupaciones por una posible concentración del mercado, lo que podría afectar la competencia y los precios en el sector. Por otro lado, la salida del Grupo Gilinski de Argos y Sura podría generar incertidumbre en el mercado y afectar la reputación de estas empresas”, explicó Sarmiento.

(Gilinski se queda con Nutresa y zanja diferencias con el GEA).

En esto coincide Bustos, quien agregó que esta situación dejo muchas dudas en el aire, en razón de lo poco que se sabe del proceder de Gilinski con Nutresa; incertidumbre que se ha contagiado con el sector empresarial colombiano.

¿Cuál va a ser el mecanismo para que los Gilinski y sus socios adquieran la participación accionaria en Nutresa? ¿Cómo saldrá Nutresa del Grupo Sura y Grupo Argos? ¿Quién comprará o si entrará un tercero a equilibrar estas participaciones? Sin duda dejar estos puntos de incertidumbre dejan un panorama de cierta inestabilidad en los mercados”, explicó Sarmiento.

Carreño, en cambio, agregó que todavía es muy prematuro dar conclusiones negativas sobre la operación entre Gilinski y el GEA, no obstante, asegura que “puede haber preocupaciones frente al cambio de administración de Nutresa, su enfoque, el impacto regional y con los empleados”.

Los expertos aseguran que no hay una precisión clara acerca de quien fue el más beneficiado en el negocio, teniendo en cuenta la posición que ambos grupos económicos en diferentes sectores del mercado colombiano, como la construcción (Argos), alimentos (Nutresa) y seguros (Sura).

(Estas son las fechas que dinamizarían las exportaciones colombianas).

Sarmiento hizo énfasis en la presencia que tendrán los grupos empresariales tras la operación, asegurando que ambas empresas ganaron y perdieron respecto a la otra.

Se puede decir que el Grupo Gilinski gana una mayor presencia en el mercado de consumo masivo y la posibilidad de diversificar su portafolio de inversiones. Sin embargo, también pierde su participación en empresas importantes como Argos y Sura. Por otro lado, el GEA podría beneficiarse de la salida del Grupo Gilinski de estas empresas y fortalecer su posición en el mercado, pero también podría perder la participación de un gran inversionista”, explicó.

Bustos, por su parte, profundizó más en el caso del GEA, manifestando que la adquisición de Nutresa por parte de Gilinski va en contravía de las adquisiciones empresariales prioritarias que hizo el conglomerado paisa para así no perder el control de las empresas que, a su criterio, eran fundamentales.

(Acciones están baratas y en el mercado no hay compradores).

Pierden una parte crucial del denominado ‘enroque paisa’, que fue una serie de movimientos de adquisiciones cruzadas sobre las acciones de un conjunto de compañías, consideradas las de mayor valor para los inversionistas antioqueños, como mecanismo para evitar que fueran adquiridas por otros grupos económicos del momento”.

Carreño, en cambio, habló acerca de las ventajas adquiridas por ambas partes con esta operación.

Los Gilinski se hacen con una compañía referente en el sector alimenticio en Colombia y América Latina, con una proyección de crecimiento muy relevante en el plano internacional. Por el hecho que también esté alienada con los intereses de la banca de inversión socia de los Gilinski, puede contribuir en este propósito, pese a ya no poder participar en el sector financiero”.

(Semillas y granos, nuevo negocio en marcha de Doria).

Por parte del GEA, el experto explica que “gana tranquilidad, lo cual le permitirá concentrar sus esfuerzos en la consolidación de Sura y Argos. Esto es muy importante en un contexto como el actual, en el cual muchas decisiones estratégicas estaban suspendidas por la disparidad de criterios de sus principales socios”.

¿Cómo queda el mercado?

Según los expertos, el mercado colombiano puede ver la operación entre Gilinski y el GEA como una oportunidad de hacer movimientos mucho más estratégicos y arriesgados con el objetivo de crecer y ganar más peso en cada sector, además de que dicho negocio despeja de dudas el panorama de operatividad para las compañías involucradas.

(Gastos financieros y tributaria golpean balances de compañías).

Frente a esto, Bustos, explicó que “el hecho de que según el memorando de entendimiento las partes se hayan comprometido a retirar las demandas iniciadas, aclara un poco más ese panorama incierto jurídico que se estaba viviendo”.

Por lo pronto, se sabe que Gilinski quiere aprovechar el potencial que posee ahora con Nutresa para seguir creciendo en el sector de los alimentos, buscando expandir las fronteras de la compañía y hacerla llegar a países de Oriente Próximo, África y Asia.

Vale la pena aclarar que Nutresa está de manera directa en 17 países de los cinco continentes con distribución, plantas de producción y/o marcas locales, a través de 47 plantas desde donde fabrica para 82 países del mundo.

PORTAFOLIO



Source link

Andres Castro

Sumergido en el abrazo apasionado de las palabras, soy Andrés Castro, un Autor Bloguero que teje historias que vibran con la esencia de la vida. Mi travesía en la Universidad Francisco de Vitoria moldeó mi pluma con una paleta de colores ecléctica. Como un cronista moderno, mis escritos surcan desde los campos deportivos hasta los motores rugientes del automovilismo, desde la vanguardia tecnológica hasta el latido constante del mundo de los negocios, y desde las raíces culturales hasta los horizontes de la creatividad. Cada palabra es un pincelazo de autenticidad, tejido con el hilo de la transparencia. Únete a mí en esta travesía donde las páginas se convierten en lienzos de emoción, donde el deporte comparte espacio con la velocidad, donde los engranajes de la tecnología se conectan con el fluir de los negocios y donde la cultura se despliega como una paleta de colores infinita.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button