Tecnología

Las Apple Vision Pro son un experimento gigantesco sobre el cerebro humano – Business Insider España


Ya han llegado las críticas y la prensa tecnológica está alabando las Apple Vision Pro por haber cumplido las promesas de la empresa. Están bien diseñadas, el vídeo y el sonido son sorprendentemente precisos y la interfaz gestual al estilo de Minority Report es futurista y fantástica. Nadie sabe exactamente para qué sirve, ni siquiera quién se gastará 3.500 dólares en ellas, pero bueno, así son los gadgets.

Aun así, estamos ante una nueva frontera. Las Vision Pro, al igual que las Quest 3 y Quest Pro de Meta, utilizan lo que se conoce como vídeo passthrough: cámaras y otros sensores que captan imágenes del mundo exterior y las reproducen en el interior del dispositivo. De este modo, el usuario recibe un entorno sintético que se asemeja al real, con aplicaciones de Apple y otros elementos no reales suspendidos en el aire. Apple y Meta esperan que este mundo virtual sea tan atractivo que no te limites a visitarlo. Esperan que vivas en él.

Por desgracia, esto podría tener consecuencias muy extrañas y desastrosas para el cerebro humano. Los investigadores han descubierto que la inmersión prolongada y generalizada en cascos de realidad virtual podría cambiar literalmente nuestra forma de percibir el mundo y a los demás. “Ahora hay empresas que abogan por pasar muchas horas al día en ellas”, afirma Jeremy Bailenson, director del Virtual Human Interaction Lab de Stanford. “Tienes a mucha, mucha gente, y la llevan puesta muchas, muchas horas. Y todo se magnifica a escala”. 

Es decir: nuestros cerebros están a punto de someterse a un experimento masivo y social que podría reconfigurar nuestra percepción del mundo que nos rodea y hacer aún más difícil ponernos de acuerdo sobre lo que constituye la realidad.

Los efectos secundarios a corto plazo de la realidad virtual están bien establecidos. Las personas en entornos sintéticos tienden a calcular mal las distancias, tanto de lejos como de cerca. No es ninguna sorpresa: incluso en el universo tridimensional real, nuestra capacidad para determinar lo cerca o lejos que está algo está sujeta a todo tipo de factores externos. Los entornos virtuales, con su menor resolución y su 3D sintético, empeoran todo eso, lo que es especialmente malo si eres uno de esos usuarios que publican vídeos de sí mismos haciendo cosas como montar en monopatín o conducir llevando unas gafas de realidad mixta. Crees que tus manos están en un sitio, pero en realidad están en otro, y muy pronto estás atravesando un supermercado con tu Honda Civic.

Los objetos dentro de las gafas también pueden confundirse. Es lo que se llama distorsión de objetos: las cosas se deforman y cambian de tamaño, forma o color, sobre todo cuando mueves la cabeza. Un renderizado de vídeo no puede competir con la velocidad de procesamiento y la fidelidad de tus ojos y tu cerebro. 

Apple Vision Pro.
Apple Vision Pro.Apple

Todos estos son, como dicen los informáticos, problemas conocidos. Durante unos minutos o una hora, el tiempo suficiente para jugar a un juego o ver una película, son molestias menores. Pero si te pones unas gafas que cambian la percepción durante varios días seguidos, como ha hecho el equipo de investigadores de Bailenson, los problemas empeoran. Y mucho.

El equipo llevó las Vision Pro y las Quest por los campus universitarios durante un par de semanas, intentando hacer todo lo que habrían hecho sin ellas (con un acompañante cerca por si tropezaban o se daban contra una pared). Experimentaron el “mareo del simulador”: náuseas, dolores de cabeza, mareos. Fue extraño, dada la experiencia que tenían con todo tipo de gafas. Y sintieron todos los efectos de la distancia y la distorsión: pensaban que los botones del ascensor estaban más lejos de sus dedos o experimentaban dificultades para llevarse la comida a la boca. Pero, como cualquiera de nosotros, se adaptaron: sus cerebros y músculos aprendieron a compensar su nueva visión del mundo.

Parece una solución, pero no lo es. Cuando la gente se adapta a un cambio perceptivo durante el tiempo suficiente, el mundo real empieza a verse mal en la dirección opuesta. Si llevaras unas gafas que te pusieran la visión al revés, por ejemplo, tendrías que volver a adaptarte cuando te quitaran las gafas. Cuanto más tiempo pases dentro de un mundo ficticio, más duraderas serán las extrañas secuelas perceptivas. Así, las personas que pasan su jornada laboral dentro de una Vision Pro pueden volver a casa por la noche con un sistema de orientación mal calibrado y una sensación de resaca similar a la de las setas alucinógenas.

Aquí es donde el vídeo passthrough adquiere una importancia única. El pensamiento ciberpunk de la vieja escuela concebía la realidad virtual como un entorno sintético que lo abarcaba todo. Los tecnólogos de la nueva escuela, por su parte, propusieron una realidad aumentada de ventanas emergentes digitales flotando sobre lentes transparentes, al estilo de las Google Glass. Pero ambos enfoques tienen sus límites. La realidad virtual completa, que aísla los sentidos, no ha progresado mucho más allá del entretenimiento de nicho, mientras que la realidad aumentada tiende a hacer que tanto sus aplicaciones como el mundo real parezcan cutres. Desde un punto de vista visual, el passthrough es la solución menos mala, pero sus consecuencias sociales son más aterradoras.

Como el passthrough captura la realidad y luego la vuelve a reproducir, con el tiempo puede tener un efecto desconcertante y distanciador. Cuando los colegas de Bailenson intentaron hablar con la gente, el mundo se convirtió en un Zoom gigante y confuso. Las videoconferencias, como todos hemos experimentado, están plagadas de retrasos en las respuestas y de señales sociales perdidas. Las conversaciones pierden sutileza, pero es suficiente para una reunión. Pero el passthrough magnifica el efecto: las personas con las que hablas empiezan a parecer irreales. De cerca, parecen avatares. Más lejos, se convierten en parte del fondo.

Bailenson describe la sensación como de ausencia social. Los demás no están presentes. Él no lo dice así, pero yo lo aviso: el uso prolongado de gafas passthrough puede hacer que sea más fácil pensar en los demás como no humanos, personajes no jugadores en un valle inquietante gamificado. 

Una persona en el metaverso en el Mobile World Congress.

Todos vivimos en nuestras propias burbujas perceptivas. Cada persona tiene umbrales sensoriales ligeramente distintos: vemos los colores de forma un poco diferente, oímos con distintos niveles de agudeza, somos más o menos sensibles a distintos olores. Y procesamos todo eso con cerebros ajustados de forma única, primero por nuestros genes y luego por toda una vida de cambios neuronales, de pensar y hacer.

Pero, en general, coincidimos en algunas cosas. Aunque tu azul sea un poco diferente al mío, podemos estar de acuerdo en el color del cielo. Puede que mi tolerancia a las guindillas sea mayor que la tuya, pero ambos reconocemos el momento en que nos las comemos.

Las burbujas sensoriales se estrechan aún más con las gafas, y es más difícil superarlas. Ya carecemos de puntos en común desde el punto de vista político. Ahora, cuando millones de personas lleven gafas de realidad virtual durante horas, puede que seamos incapaces de ponernos de acuerdo sobre nuestra realidad física. Las gafas pondrán en nuestro mundo visual cosas que no están ahí para nadie más. Los objetos dejarán de ser objetivos.

Y eso no es todo. “Estas gafas no sólo pueden añadir cosas al mundo real, también pueden borrarlas”, afirma Bailenson. Se dio cuenta por primera vez de la extraña función de edición de la realidad virtual mientras jugaba a un juego en las Quest 3 que “eliminaba” partes de las paredes reales que le rodeaban y las sustituía por una escena virtual. “Llevo un tiempo trabajando con realidad virtual y realidad aumentada”, dice, “y nunca en mi vida había visto que el borrado funcionara tan bien”.

Al principio eso parece genial. ¿Atascado en un autobús abarrotado? Borra a todo el mundo y sustitúyelo por la cabina de primera clase de un avión jumbo. ¿Odias las vallas publicitarias intrusivas? Sustituye todas las imágenes comerciales por vistas relajantes de tu elección.

Puede que tener un mundo personal y editable dentro de unas gafas sea genial para los humanos, pero no tanto para la humanidad.
Puede que tener un mundo personal y editable dentro de unas gafas sea genial para los humanos, pero no tanto para la humanidad. Apple

Pero, ¿qué pasará cuando la tecnología sea lo suficientemente buena como para borrar, por ejemplo, a los sin techo? ¿O banderas del orgullo? Ya ves por dónde voy: borrado literal. Cuando el escritor de ciencia ficción William Gibson ideó el concepto de ciberespacio, lo describió como una “alucinación consensuada”. Esto es exactamente lo contrario: miles de millones de alucinaciones discretas, no compartidas, cada una de ellas especial como un copo de nieve.

“Lo que estamos a punto de experimentar es que, usando estas gafas en público, el terreno común desaparece”, dice Bailenson. “La gente estará en el mismo lugar físico, experimentando versiones simultáneas y visualmente diferentes del mundo. Vamos a perder el denominador común”.

De acuerdo: todo el mundo se asusta siempre con las nuevas tecnologías de consumo, y la reacción es casi siempre la misma. La nueva forma de entrada sensorial perjudicará a los niños. ¡Es una distracción peligrosa! ¡Es socialmente alienante! Lo decían del iPhone, del walkman… hace medio milenio lo decían del libro. Llegan las nuevas tecnologías y nos adaptamos.

Y no necesito recurrir a mi frikismo para imaginar divertidos usos de ciencia ficción para el passthrough. El verdadero potencial aquí es la capacidad de ver la metaestructura informativa invisible del mundo: superposiciones de traducción; etiquetas emergentes que muestran los nombres y pronombres de las personas y de dónde las conoces; indicaciones para llegar a pie; visión de rayos X vinculada a un manual de usuario para montar una mesa de centro de Ikea. Vincular mi lista de la compra a los pasillos que tengo que visitar en el supermercado. Tal vez incluso ampliar mi visión más allá de lo que mis ojos saltones pueden hacer, y dejarme ver incluso la luz ultravioleta, o percibir campos eléctricos. El passthrough tiene límites, pero también podría tener superpoderes.

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees? Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Como yo, Bailenson no es un fanático de la realidad virtual; le encanta y cree que las nuevas gafas son geniales. Sabe que, con el tiempo, las pantallas tendrán mejor resolución y un renderizado más rápido. Los nuevos algoritmos minimizarán la distorsión. No es la tecnología lo que le preocupa. Es hasta qué punto vamos a sumergirnos en ella.

“El mundo seguirá bien”, dice. “La gente se adapta a los medios. Estas auriculares son increíbles. Pero filosóficamente, no creo que necesitemos llevar puestos estas gafas durante horas todos los días”.

Ya hemos pasado por esto, y hace muy poco. Hace más o menos una década, nadie se paró a pensar en las consecuencias no deseadas de meter a millones de personas en redes sociales imposibles de moderar. Y todos sabemos cómo acabó. Ahora, estamos a punto de meter a millones de personas en unas gafas que nos dan a todos nuestras propias realidades editables. Por eso es tan importante el tipo de investigación que Bailenson está llevando a cabo sobre las gafas passthrough. “Animo a todos los estudiosos a que actúen con cierta urgencia para comprenderlos”, afirma.

Mientras tanto, mientras él hace su trabajo, no olvides quitarte de vez en cuando esas Vision Pro. Cuanto más tiempo las tengas puestas, más te estarás convirtiendo en un conejillo de indias humano, con una percepción de la profundidad muy, muy mala.



Source link

Andres Castro

Sumergido en el abrazo apasionado de las palabras, soy Andrés Castro, un Autor Bloguero que teje historias que vibran con la esencia de la vida. Mi travesía en la Universidad Francisco de Vitoria moldeó mi pluma con una paleta de colores ecléctica. Como un cronista moderno, mis escritos surcan desde los campos deportivos hasta los motores rugientes del automovilismo, desde la vanguardia tecnológica hasta el latido constante del mundo de los negocios, y desde las raíces culturales hasta los horizontes de la creatividad. Cada palabra es un pincelazo de autenticidad, tejido con el hilo de la transparencia. Únete a mí en esta travesía donde las páginas se convierten en lienzos de emoción, donde el deporte comparte espacio con la velocidad, donde los engranajes de la tecnología se conectan con el fluir de los negocios y donde la cultura se despliega como una paleta de colores infinita.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button