Política

La estrella blanca de Aninat – El Mostrador


Señor Director: 

Hace unos días, el destacado economista Eduardo Aninat publicó una carta en el diario El Mercurio titulada La posibilidad de lo imposible. En ella, el exministro realiza un llamado a “reconciliar la memoria con el presente para aspirar a un futuro común”, con una pragmática mirada sobre los 50 años del Golpe de Estado: “No nos quedemos como estatuas de sal con la vista fijada en cincuenta años atrás”, nos dice, invitando a dar vuelta la página y confiar en que el tiempo y el olvido hagan el resto. 

Ante ello, es legítimo preguntarse por el país que queremos legar a las futuras generaciones. ¿Uno en el que la memoria histórica, la verdad y la justicia sean bienes relativos y, dado el caso, prescindibles? ¿Y qué tipo de futuro es ese, si en su nombre renunciamos a los bienes jurídicos y políticos que garantizan la vida en una sociedad democrática? Como afirma Claudio Barrientos, director del Observatorio de Historia Reciente de Chile y América Latina de la Universidad Diego Portales, “distanciarse de la historia y evitar ser parte del debate sobre eventos fundamentales para nuestra sociedad actual no es pensar en el futuro, es negarse a él”. 

En este sentido, estimo que se equivoca Eduardo Aninat al proponer que los asuntos públicos de una democracia puedan resolverse en el gesto introspectivo de la reflexión personal: “Cada uno sabe en su alma qué vio, qué no vio, qué escuchó, qué dijo, sufrió y calló”, argumenta; como si esa experiencia subjetiva bastara para superar los hechos sobre los cuales nuestro país no ha logrado discutir de manera clara, veraz y profunda. Y ello, especialmente en el caso de los 1.192 chilenos y chilenas desaparecidos, cuyas madres, esposas, hijos o hijas continúan intentando conocer lo sucedido. Hasta ahora, esas familias han debido guardar “introspectivamente” su dolor. Pero su búsqueda compromete el futuro de todos quienes vivimos en este rincón del mundo. Y resulta ligero reducirla al empecinado gesto de un pueblo que no deja de mirarse en “el microscopio obsesivo de los recuerdos”, como sugiere el exministro. 

Vayamos entonces tras “la estrella blanca, que haga posible lo imposible”, como propone Aninat. Pero no para rendirnos a un futuro sin memoria, justicia ni verdad, sino para abordar de manera ética y comprometida la paradoja que el documentalista Patricio Guzmán pusiera ante nuestros ojos en su obra Nostalgia de la luz: los telescopios de Chile escudriñan más lejos que ningún otro en la búsqueda de vida en el universo. Pero nuestra verdadera conquista civilizatoria será responder como país a los imperativos morales, jurídicos y políticos que nuestra historia reciente nos reclama.      

Eduardo Asfura

Académico e investigador-Doctor en Educación 



Source link

Javier Ortiz

Navegando entre las corrientes de la información con pasión y destreza, soy Javier Ortiz, un Experto en Artículos Web que teje palabras con la intensidad de un golazo en el último minuto. Mi paso por la Universidad Antonio de Nebrija templó mi pluma con el calor del conocimiento. Como un cronista de la vida moderna, mis escritos surcan desde los campos de fútbol hasta los extremos del deporte, desde los engranajes de la economía hasta los laberintos de la política, y desde los misterios de la religión hasta las alturas de la espiritualidad. Cada palabra es un punto en la red, tejido con la fibra de la autenticidad. Únete a mí en este viaje donde las letras se convierten en senderos de emoción, donde el fútbol comparte espacio con la adrenalina, donde el motor económico se conecta con el engranaje político y donde la esencia humana encuentra su refugio en el vasto mar de la espiritualidad.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button