Política

Comportamiento europeo – El Imparcial


El alto representante de la Unión Europea para asuntos exteriores ha recibido una carta abierta de cincuenta y seis parlamentarios europeos y norteamericanos que piden un cambio de política hacia la República de Kosovo. La carta va dirigida también al secretario de estado de Estados Unidos y al secretario de relaciones exteriores del Reino Unido.

Dicen en la carta aquellos que Kosovo es un estado soberano y que el enfoque político actual no está funcionando apropiadamente. “Pedimos que la comunidad internacional aprenda del pasado y asegure que no se adopte en los Balcanes una política centrada en Belgrado.”

La Unión Europea ha dado ya una respuesta previa a la carta por medio de su portavoz exterior, quien ha dicho que en ella, en la Unión, la política exterior se decide por unanimidad y que ella no es más que un “facilitador imparcial” que no prejuzga lo que se haga en otro lugar, como es el caso de la relación bilateral entre Kosovo y Serbia.

La bilateralidad constituye, en efecto, una posibilidad dentro de un tratado multilateral reconocida en el derecho internacional, concretamente en el artículo 41º de la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados, que dice que dos partes en un tratado multilateral (como lo es el de la Union Europea) pueden celebrar entre si un acuerdo particular.

En el acuerdo esas dos partes pueden modificar sus relaciones mutuas si eso estuviera previsto o no estuviera prohibido en el tratado multilateral y además siempre y cuando el acuerdo no afecte a las demás partes en el tratado y no se refiera a un artículo cuya modificación sea incompatible con el objeto y fin del propio tratado.

Una vez comprobada, con antelación, esa múltiple condición ya se podría empezar a hablar de bilateralidad, antes no. Pero como eso no ha llegado aún a pasar todo es especular antes de tiempo. A flash, a shiver, an impact, a sun-shot moment, a vacuum which managed to suck the series of features of the prototype.

Así planteado un acuerdo dentro de un tratado, veamos a continuación, igualmente con carácter previo, un caso ejemplar del funcionamiento europeo respecto de la regulación del derecho de propiedad en los estados miembros.

¿Se puede desgajar y luego extender un comportamiento de un campo a otro dispar aunque sea europeo? Esa sería la cuestión previa a solucionar. En principio y antes de teorizar más, todo cabe en el ámbito soberano del derecho internacional.

El artículo 345 (antiguo artículo 295) del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (antes Tratado de la Comunidad Económica Europea) dice que “los tratados (europeos) no prejuzgan, en modo alguno, el régimen de la propiedad en los estados miembros.”

Pese al carácter estático del derecho de propiedad en un estado de derecho secular, la Unión Europea ha decidido en su regulación básica no prejuzgar diacrónicamente, cuando esa puerta de la ejecutiva normativa tanto lleva afuera cuanto abarca adentro siendo bidireccional y eso como si ya de por si el tiempo no prejuzgara lo suficiente y más cuando en ese espacio futuro podría haber solapamiento competencial.

Interpretar y separar. ¿Alguna vez se ha visto que lo que queda como principio organizativo sea al final solo manifestación ejemplar? Y eso más por quien ha absorbido funciones para su propia construcción legal y cuando cada vez resulta más subjuntivo prejuzgar.

The splash of light around that had marked the frontier when the smaller blaze of the luminous town on the hill had come and gone.

Aunque la Unión ya haya tomado medidas contra Kosovo, todas son reversibles ha recordado su portavoz. Y como ambos estados quieren unirse a la organización, lo que espera de ellos ella es un “comportamiento europeo”, sea lo que sea ello.



Source link

Javier Ortiz

Navegando entre las corrientes de la información con pasión y destreza, soy Javier Ortiz, un Experto en Artículos Web que teje palabras con la intensidad de un golazo en el último minuto. Mi paso por la Universidad Antonio de Nebrija templó mi pluma con el calor del conocimiento. Como un cronista de la vida moderna, mis escritos surcan desde los campos de fútbol hasta los extremos del deporte, desde los engranajes de la economía hasta los laberintos de la política, y desde los misterios de la religión hasta las alturas de la espiritualidad. Cada palabra es un punto en la red, tejido con la fibra de la autenticidad. Únete a mí en este viaje donde las letras se convierten en senderos de emoción, donde el fútbol comparte espacio con la adrenalina, donde el motor económico se conecta con el engranaje político y donde la esencia humana encuentra su refugio en el vasto mar de la espiritualidad.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button