Negocios

“Querer que se pueda, hacer que se pueda” | OPINION | GESTIÓN – Diario Gestión


Que esta oportunidad se aproveche o se desperdicie depende sin duda del talento que la lidere, pero en muchas ocasiones pasamos por alto el rol del gobierno interno de la organización.

Clayton Christensen, profesor de Harvard y autor de la teoría de disruptiva, plantea el dilema de la innovación: un incumbente no puede ser su propio disruptor debido a que los mecanismos e incentivos internos están diseñados para la estabilidad, no para el cambio.

Como solución, propone llevar a cabo iniciativas de en canales separados de la organización principal, donde puedan tener un sistema propio de aseguramiento de recursos que no compita con el negocio actual. De lo contrario, siempre perderían.

LEA MÁS: Más de 90 empresas accedieron a beneficios tributarios por innovación, sepa como lo hicieron

Las empresas que no adoptan este enfoque suelen ver morir sus iniciativas, abandonadas o convertidas en proyectos ‘zombie’ por falta de recursos. Las que lo adoptan avanzan más rápido, hasta alcanzar un punto crítico en el que les resulta difícil integrar la iniciativa al negocio principal y optan por dejarla operar independientemente como un negocio paralelo.

Entonces, ¿cómo podría el gobierno corporativo asegurar el éxito en la ejecución de la innovación para que estos nuevos productos, servicios o negocios prosperen y transformen el negocio?

La solución organizacional más común es crear un comité de innovación. Cada vez que escucho la palabra ‘comité’, recuerdo una frase irónica atribuida al diseñador del Mini, que dice que un camello es un caballo diseñado por un comité. Sin embargo, el comité en sí no es ni la solución ni el problema. Lo esencial es la dinámica y el mandato del mismo.

Para comprender este mandato y dinámica, debemos entender que la naturaleza de la innovación no radica en probar si los nuevos servicios o negocios son económicamente viables y tecnológicamente factibles –de hecho, sería casi una contradicción poder hacer esto a priori– sino más bien en hacerlos viables y factibles en un continuo proceso de experimentación. Esa es la tarea. Es difícil y riesgosa, pero también gratificante.

LEA MÁS: Peruanos en Silicon Valley: los caminos para entrar a empresas top tecnológicas

Si los miembros del comité entienden su mandato solamente como un ente de cuestionamiento y validación, casi puedo garantizar que, por una realidad tautológica, podrán frenar todas las iniciativas presentadas, o dejar pasar solo aquellas más parecidas al negocio ordinario.

Sin embargo, en mi experiencia he podido trabajar con personas que han hecho la diferencia al entender su responsabilidad más como facilitadores, para que esas iniciativas vean la luz. Gran parte del trabajo se daba, por supuesto, en encuentros grupales periódicos, pero encontré mucho valor en las interacciones individuales, donde a través del cuestionamiento y propuestas, fortalecíamos y adaptábamos las iniciativas para que superen las barreras que íbamos encontrando.

Necesitamos mejores servicios y productos que den forma a empresas capaces de resolver los problemas sociales persistentes. Por eso, mi deseo de Año Nuevo para los líderes de transformación es que tengan a su lado personas valientes y proactivas, dispuestas a dejar de lado sus egos y paradigmas para arremangarse y hacer realidad una mejor versión de la empresa y la sociedad.

Disfruta tus descuentos del Club de Suscriptores cuantas veces quieras gracias a tu suscripción a Gestión. Más de 300 promociones esperan por ti, descúbrelas Aquí. Y si aún no eres suscriptor, adquiere tu plan AQUÍ.



Source link

Andres Castro

Sumergido en el abrazo apasionado de las palabras, soy Andrés Castro, un Autor Bloguero que teje historias que vibran con la esencia de la vida. Mi travesía en la Universidad Francisco de Vitoria moldeó mi pluma con una paleta de colores ecléctica. Como un cronista moderno, mis escritos surcan desde los campos deportivos hasta los motores rugientes del automovilismo, desde la vanguardia tecnológica hasta el latido constante del mundo de los negocios, y desde las raíces culturales hasta los horizontes de la creatividad. Cada palabra es un pincelazo de autenticidad, tejido con el hilo de la transparencia. Únete a mí en esta travesía donde las páginas se convierten en lienzos de emoción, donde el deporte comparte espacio con la velocidad, donde los engranajes de la tecnología se conectan con el fluir de los negocios y donde la cultura se despliega como una paleta de colores infinita.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button