Fútbol

Compañeros a diario y rivales en el ‘Derbi de la Iveco’ – El Norte de Castilla


Todo aquel que vive el fútbol sabe que pocas cosas hay con el sabor de un derbi. Es especial ganar títulos, es bonito celebrar ascensos, incluso promociones buscándolos o partidos que acaban en permanencia, aunque sea agónica, pero, como diría aquel, un derbi es un derbi. Aunque sabe lo que es, el Atlético Tordesillas hace tiempo que no vive uno, exactamente, ocho años, seis meses y catorce días desde el último que jugó en Las Salinas ante el Villa de Simancas. El siguiente que tendrá ocasión de jugar será este sábado ante el Laguna de Duero en La Laguna. Será especial para ambos municipios, pero también para un tercer punto en la provincia: la fábrica de Iveco, en la capital.

En la factoría, el deseo y el interés personal se encuentran a partir de un puñado de trabajadores; los unos, de los tordesillanos, y los otros, de los laguneros. Comenzando por el presidente de los de la Villa del Tratado, Óscar Serrano, y por el entrenador de quien ejercerá en esta ocasión como local, Carlos Álvarez, dos buenos amigos a los que solo separan un muro y apenas veinte metros. Así es hoy, aunque en el pasado incluso Álvarez fue jefe de Serrano. «Hace dieciséis años de eso. Desde entonces siempre nos hemos apoyado. Esta semana a lo mejor hablamos menos que otras por eso de ir a ser rivales, pero enemigos nunca», bromea el entrenador, restando peso también al primer término.

«A Carlos lo conozco desde que estaba en La Cistérniga y en Laguna sigue siendo igual; se desvive por el club. Para nosotros es una semana especial porque hace tiempo que no teníamos un derbi provincial, como sí tienen otros ‘terceras’ de otros sitios, y ya teníamos ganas. El Laguna merece, como club, estar donde está e incluso más arriba», asevera el dirigente, sin esbozar un solo ápice de una rivalidad que ambos coinciden que a veces existe entre equipos de aquí, y que es dañina. «Nosotros, en el momento que hemos podido, nos hemos ayudado; ni siquiera en verano hemos tenido problemas a la hora de fichar jugadores, porque son ellos los que deciden dónde quieren ir», explican, rechazando que el mercado hubiera llevado a desencuentros.

El derbi de la empresa

El afán de encontrarse con deportividad lo comparten los dos con los varios integrantes del Torde que trabajan también en Iveco, así como en los futbolistas del Laguna que están en la empresa. Esto hace que el derbi haya trascendido fuera de lo que será el verde y que en la fábrica escuchen bromas al respecto. «Alguno nos lo dice, ‘os van a ganar, os van a golear’… Hay mucha gente aquí que es socia de uno u otro equipo y dicen que parece el derbi de la empresa. Creo que montaje va más con el Laguna y pintura va con el Torde», dice sonriendo Carlos Álvarez, desvelando cuál es la sección en la que se encuentra cada uno. Óscar Serrano, por si hubiera dudas, aclara: «Tanto entre las directivas como entre los jugadores hay muy buena relación. Todo el mundo va a querer ganar, pero eso no va a cambiar».

En la fábrica apenas hay distancia entre los dos, y cuando esta se estrecha, el fútbol brota, como en el trayecto que va desde la puerta hasta la nave en la que se realizan las fotos que acompañan estas líneas. «En cuanto tenemos un hueco, el uno va a hablar al otro, y si podemos, almorzamos juntos. Además, siempre estamos pendientes el uno del partido del otro y, si perdemos, somos las primeras personas que nos mandamos un mensaje dándonos ánimos», confiesa el presidente rojiblanco, algo que no desmiente el entrenador rojinegro, que añade que «los jugadores tienen que tener ese gusanillo de jugar para ganar, pero se conocen entre ellos y toda la intensidad con la que se viva va a ser sana». No en vano, respecto a sus pupilos es claro: «Nos jugamos mucho y vamos a ir a muerte».

Experiencia vs bisoñez

Será «un partido bonito», prevén los dos, teniendo en cuenta que «la gente lo va a vivir mucho» y que «en los derbis siempre pasa algo». A la hora de analizarse, con todo, el uno se deshace en elogios hacia el otro, aunque sus situaciones clasificatorias sean bien diferentes. «El Laguna está mejorando mucho; debería haber puntuado ya. Llevan ocho derrotas seguidas, pero seguro que salen de esa dinámica, porque tienen equipo para ello», desgrana Serrano sobre su rival, que es colista. «Para nosotros es muy importante ganar, pero para ellos también lo es, porque quieren seguir arriba. Nosotros estamos pagando la inexperiencia en Tercera, mientras que el Tordesillas tiene jugadores de calidad y que conocen bien la categoría. Si siguen así, creo que, como mínimo, harán ‘play-off’», desarrolla Álvarez.

De porras o apuestas no quieren ni oír hablar. «Ya me debe una cena», asevera el entrenador del Laguna, que encuentra en un «sí, sí» la respuesta del presidente del Atlético Tordesillas. Mientras, los dos ríen. Cosas de una química forjada con los años, en el trabajo y el fútbol, y que continuará existiendo refleje el marcador de La Laguna un ‘1’, una ‘X’ o un ‘2’. Lo que es seguro es que para los dos «va a ser especial» enfrentarse, como para aquellos compañeros con los que compartirán esta cita, después de ocho años, histórica.

Y seguro que el lunes alguna broma oirán al retornar a sus puestos. Después de todo, son compañeros a diario, independientemente de lo que pase en el ‘Derbi de la Iveco’.



Source link

Javier Ortiz

Navegando entre las corrientes de la información con pasión y destreza, soy Javier Ortiz, un Experto en Artículos Web que teje palabras con la intensidad de un golazo en el último minuto. Mi paso por la Universidad Antonio de Nebrija templó mi pluma con el calor del conocimiento. Como un cronista de la vida moderna, mis escritos surcan desde los campos de fútbol hasta los extremos del deporte, desde los engranajes de la economía hasta los laberintos de la política, y desde los misterios de la religión hasta las alturas de la espiritualidad. Cada palabra es un punto en la red, tejido con la fibra de la autenticidad. Únete a mí en este viaje donde las letras se convierten en senderos de emoción, donde el fútbol comparte espacio con la adrenalina, donde el motor económico se conecta con el engranaje político y donde la esencia humana encuentra su refugio en el vasto mar de la espiritualidad.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button