Cultura

Coronas de flores, kötbullar, y folclore local: la fabulosa colección crucero 2024 de Max Mara es toda la inspiración que necesitas – Vanity Fair


Cuentan que Carlos XIV pedía un huevo duro cada noche por si no le acababa de convencer el menú de la cena, algo que al parecer sucedía con bastante frecuencia. A diferencia del mariscal de Napoleón que inauguró la dinastía Bernardotte en Suecia, Nicky Hilton Rothschild (Nueva York, 1983) encontró “deliciosa” la gastronomía del país escandinavo, con sus contundentes encurtidos y sus kötbullar —las típicas albóndigas con puré de patatas y salsa de arándanos—. “Anoche tomé la mejor tarta de fresas que he probado en toda mi vida”, contaba entusiasmada la heredera en el Gran Hotel de Estocolmo horas después de acudir al Midsommar, la tradicional celebración del solsticio de verano que Max Mara organizó la víspera en una isla privada a las afueras de la capital. “Fue precioso: el paseo en barco, las flores, los manteles, la comida…”, insistió.

La hermana de Paris Hilton —a quien ha venido a ver a menudo a Ibiza, donde suele ejercer de DJ durante la temporada de verano— estaba en Estocolmo para asistir al desfile de Max Mara. La marca italiana presentó allí su colección crucero, ocasión que Hilton Rothschild aprovechó para lucir un llamativo vestido de chifón verde. “Creo que es peor ir demasiado peripuesta que poco vestida, sé lo que digo; en ambos casos, suelo recurrir a una chaqueta de esmoquin para remediarlo”, bromeó sobre su atuendo, que era absolutamente excepcional. Amiga y clienta, sus prendas favoritas de Max Mara son las sobrias y atemporales a las que la firma debe su fama. En particular, sus impecables abrigos de lana y cashmere. “Debo tener más de 15, y mi fetiche es sin duda el Teddy”, reconoció sobre el popular modelo que resulta tan gustoso y envolvente como abrazar un oso de peluche.

Nicky Hilton.

“Visto a menudo en Max Mara porque es el epítome del lujo silencioso”, sentenció Nicky sobre un concepto del que todo el mundo hablaba esos días por la emisión de la temporada final de Succession. La heredera del imperio hotelero —que se casó en 2015 con el financiero James Rothschild, de la familia de banqueros más importante del mundo, vestida de Valentino— ha disfrutado mucho la serie. “Solo he visto la tercera temporada, pero como neoyorquina me ha gustado reconocer los sitios que frecuento”. Hasta ahí las comparaciones.

Por lo que a ella respecta, su vida tiene poco que ver con la de los Roy. Volcada en su marca y en su colaboración con la firma de calzado French Sole —“Como madre de tres hijos la bailarina es mi zapato preferido; elegantes y perfectas para mi ajetreado día a día”, comenta—, Nicky vive al margen de las polémicas que salpican de vez en cuando a su hermana. También colabora activamente en la Fundación Hilton, que creó su bisabuelo Conrad en 1944. “Desarrolla proyectos filantrópicos en ámbitos tan diversos como la atención temprana a la infancia, las becas de estudios a jóvenes sin recursos o los refugiados. En Estados Unidos también atendemos a personas sin hogar en ciudades como Los Ángeles. Su objetivo es aliviar el sufrimiento humano”, contó orgullosa. Su abuelo Barron dejó el 97% de su fortuna personal, unos 1.250 millones de dólares, a obras benéficas, así D.R. que parece que Nicky dice la verdad.

El sueño de una noche de verano

Desfile Max Mara Resort 2024

Si alguna vez ha dudado sobre las posibilidades de una prenda como el poncho o si invertir en un jersey de grecas con borlones, la colección crucero 2024 de Max Mara despejará todas sus dudas. Se presentó en un espacio imponente, el Ayuntamiento de Estocolmo, sus prendas están llenas de detalles inspirados en el folclore escandinavo y no faltan ni las blusas románticas ni los vestidos con delicadas flores estampadas, tampoco los eficaces abrigos y sastres a los que la marca italiana debe buena parte de su éxito. Ese es el gran logro de su diseñador, Ian Griffiths: probar que uno puede divagar sobre Ibsen o la reina Cristina de Suecia pero obtener un resultado tan creativo como deseable —y ponible—. Un sueño, vaya.



Source link

Andres Castro

Sumergido en el abrazo apasionado de las palabras, soy Andrés Castro, un Autor Bloguero que teje historias que vibran con la esencia de la vida. Mi travesía en la Universidad Francisco de Vitoria moldeó mi pluma con una paleta de colores ecléctica. Como un cronista moderno, mis escritos surcan desde los campos deportivos hasta los motores rugientes del automovilismo, desde la vanguardia tecnológica hasta el latido constante del mundo de los negocios, y desde las raíces culturales hasta los horizontes de la creatividad. Cada palabra es un pincelazo de autenticidad, tejido con el hilo de la transparencia. Únete a mí en esta travesía donde las páginas se convierten en lienzos de emoción, donde el deporte comparte espacio con la velocidad, donde los engranajes de la tecnología se conectan con el fluir de los negocios y donde la cultura se despliega como una paleta de colores infinita.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button